Un paso atrás en la Protección de Datos entre Europa y Estados Unidos

Un paso atrás en la Protección de Datos entre Europa y Estados Unidos

Esta semana el presidente Trump ha hecho otra de las suyas.

El Escudo de Privacidad, el ínclito Privacy Shield que ha venido a sustituir al Safe Harbour que tumbó el Tribunal Superior de Justicia Europeo, al que se han adherido a día de hoy 1.914 empresas, entre ellas Google, Apple y Microsoft, se ha visto tambaleado el pasado 23 de marzo con la mayoría de votos del bando republicano del Senado estadounidense.

Ni un año ha transcurrido desde la aprobación del acuerdo Privacy Shield entre Europa y EEUU, cuando el actual presidente estadounidense Donald Trump ha eliminado la protección de los datos de los extranjeros de EEUU, siguiendo su lucha contra la inmigración ilegal, asumiendo el daño colateral y el impacto que esto provocará en Europa.

¿Qué significa esto?

El acuerdo entre Europa y Estados Unidos, exigía ciertas garantías a las empresas adheridas en cuanto a los datos proporcionados por el usuario o titular de los datos, como el solicitar permiso al mismo para procesar datos privados, acceder a las páginas visitadas, las apps usadas, información financiera o la localización.

La reciente orden ejecutiva ha suscitado un debate en torno a la actual protección de la información y los datos tratados una vez que atraviesan el Atlántico, creando un ambiente de incertidumbre pues está en el aire si los datos originados en Europa entran dentro de la protección del paraguas del Privacy Shield o entran a formar parte de todo ese bloque de terceros “ajenos” a los EEUU, los extranjeros.

Philipp Albrecht, vicepresidente del Comité de Libertades Civiles y Justicia en el Parlamento Europeo, explica que el Escudo de Privacidad sólo protege los datos originados en Europa y enviados con posterioridad a EEUU, por lo que, hoy por hoy, está en el aire si los datos de los ciudadanos europeos recabados en territorio estadounidense siguen estando protegidos. O si el tratamiento de estos datos, que podría generar nuevos datos, estarían protegidos o no.

Vista la situación actual y la incertidumbre que genera el actual gobierno americano, desde Grupo Adaptalia, no podemos dejar de señalar la necesidad de la observancia continua en este tema a la hora de contratar o mantener el uso de servicios provenientes de EEUU para almacenar o tratar datos especialmente comprometidos.

Si algo nos ha quedado claro es que la importancia que le damos los europeos a nuestra Privacidad, no es la misma que la que le da el Partido Republicano Estadounidense. O quizá sí y de ahí vienen todos estos problemas.


Volver al inicio