Sobre el incidente se pronunciarán el propio Ministerio, la Agencia de Protección de Datos y la Inspección General de Servicios

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación está preparando un protocolo para el tratamiento de ficheros protegidos en embajadas y consulados que recogerá “de manera clara y expresa” los principios recogidos en la Ley y el Reglamento de Protección de Datos, así como en el Reglamento de la UE sobre la circulación de este tipo de información.

Así lo explica el Gobierno en una serie de respuestas parlamentarias a raíz de lo que califica como “lamentable error humano”: la difusión, el pasado noviembre, de información personal de 2.353 personas por parte de la Oficina Consular de España en Estocolmo.

En aquel momento, a los 2.353 inscritos en el Registro de Matrícula Consular de España en Suecia se les envió un correo en el que figuraba por error un archivo con los datos personales de todos ellos, cuando simplemente debía contener una encuesta sobre la creación de aulas de lengua y cultura española.

A preguntas de los diputados Pablo Bustinduy (Unidos Podemos) y Jordi Xuclà (PDeCAT), el Gobierno ha puntualizado que el correo electrónico en cuestión llegó a 2.057 destinatarios –296 fueron devueltos al no existir la cuenta de email que habían facilitado–.

RENOVACIÓN GRATIS DE PASAPORTES

Según dice, “varios” de los afectados han presentado reclamaciones ante la Agencia de Protección de Datos. Por su parte, la embajada está atendiendo personalmente a los miembros de la colonia que se están dirigiendo a ella y está cambiando de manera gratuita las libretas de pasaportes de los afectados, puesto que sus números aparecen en ese listado.

Además, detalla que el propio Ministerio ordenó una inspección extraordinaria e inmediata y lo puso en conocimiento de la Agencia de Protección de Datos, que inició su propia investigación preliminar. También la Inspección General de Servicios, dependiente del Ministerio de Hacienda, hará recomendaciones.

Aunque el Gobierno considera que el error fue “de carácter aislado y excepcional” está tomando medidas para prevenir que algo así pueda suceder. Entre otras cosas, prevé ampliar las acciones formativas en materia de protección de datos y en el uso de las herramientas informáticas, según fuentes de Exteriores recogidas por Europa Press.

Además, se revisarán los protocolos de envío masivo de comunicaciones a través de correo electrónico y mensajería móvil. En tercer lugar, se trabaja en una nueva aplicación informática que permita enviar correos de forma automática para minimizar los errores humanos. El proceso de licitación de esta aplicación debería comenzar en 2018.

También se trabaja en la creación de una aplicación de la Oficina Consular para que los ciudadanos puedan recibir notificaciones inmediatamente. Eso sí, el Gobierno admite que este proyecto está aún en una fase incipiente.

Y eso que, explica el Ejecutivo, el Registro de Matrícula Consular se hace ya a través de un sistema informático protegido al que solo tienen acceso usuarios autorizados. La herramienta informática que utilizan les permite generar listados de ciudadanos inscritos utilizando criterios de selección –por ejemplo, que sean mayores de edad–, de manera que ese listado se elimina una vez que se realiza la tarea para la cual se generó.

Fuente: eldiario.es