El tratamiento de datos personales con diversas finalidades y diferentes volúmenes de información y complejidad es una realidad dentro de la actividad cotidiana de las empresas.
La protección de las personas físicas en relación con el tratamiento de datos personales es un derecho fundamental, y en ese sentido la rápida evolución tecnológica y el nivel de globalización han planteado nuevos retos para la protección de datos personales.

 

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) pretende establecer un marco más sólido y
coherente para la protección de datos en la Unión Europea, siendo aplicable a partir del 25 de mayo de
2018. El RGPD señala que las medidas dirigidas a garantizar su cumplimiento deben tener en cuenta
la naturaleza, el ámbito, el contexto y los fines del tratamiento así como el riesgo para los derechos y
libertades de las personas.

El nuevo RGPD implica para los responsables el reto de adaptar de manera continua las condiciones
de los tratamientos de datos personales que realizan. Esta adaptación es un reto, en especial para
el tejido empresarial nacional principalmente compuesto de pymes y micropymes que se ven en la
necesidad de llevar a cabo actividades como, por ejemplo, las relacionadas con el análisis de riesgos de
los tratamientos que realizan.

A continuación les mostramos la Guia para la gestión y notificación de Brechas de Seguridad

Fuente: AEPD