Medidas de seguridad protección de datos

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ha establecido un marco sólido y coherente que tiene por objeto garantizar la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales. A medida que la tecnología avanza, este Derecho Fundamental tiene un mayor peso en nuestra sociedad. En este sentido, para garantizar su protección, las medidas de seguridad protección de datos forman parte del eje central de la normativa que, a diferencia de lo que ocurre con la antigua normativa, no establece un listado pormenorizado y cerrado de estas.

En los últimos días hemos podido conocer un gran número de incidencias y ataques informáticos masivos a empresas que, por regla general, tienen su base de negocio en los datos y la tecnología. Estos hechos han tenido su origen en unas medidas de seguridad protección de datos deficientes, tanto a nivel técnico como organizativo, que han generado la apertura de procedimientos sancionadores y daños reputacionales difícilmente salvables por las entidades.

 

1. Medidas de seguridad protección de datos: caso Equifax. Máxima multa que se contemplaba antes de la aplicación del RGPD

 

Uno de los casos de mayor relevancia en Reino Unido es la multa interpuesta por la “Information Commissioner´s Office” (ICO) a la empresa de ficheros de solvencia patrimonial,  Equifax, por el robo de alrededor de 143 millones de datos personales y bancarios como consecuencia de un ataque informático. La sanción asciende a las 500.000 libras esterlinas que, de conformidad con la anterior normativa, es la máxima multa que se contemplaba en su ordenamiento jurídico antes de la aplicación del RGPD.

El motivo que ha justificado el importe de la sanción es la posibilidad de originar potenciales fraudes financieros a través de los datos sustraídos, además de minar la confianza de los consumidores en el comercio digital. Esta información supone un grave perjuicio al tratarse de una empresa global cuyo negocio depende de datos personales y que no tiene excusa para no cumplir con sus propias políticas y controles, según ha informado la ICO.

2. Caso Facebook: nueva brecha de seguridad

 

Medidas de seguridad protección de datos Facebook

Fallo en las medidas de seguridad protección de datos de Facebook

 

Tras el escándalo de Cambridge Analytica, nuevamente se ha producido una brecha de seguridad en la red social Facebook que habría comprometido a casi 50 millones de cuentas a causa de una interfaz introducida en 2017 que vulneró las medidas de seguridad protección de datos. Esto ha originado la apertura de una investigación por parte de la Autoridad de Control Irlandesa (Data Protection Commision) sobre las posibles responsabilidades que puede acarrear la violación de seguridad. De acuerdo a las publicaciones de “The Wall Street Journal, la multa podría ascender hasta 1.630 millones de dólares.

Facebook presentó, tal y como recoge la “Sección 2 – Seguridad de los datos personales” del RGPD, en el plazo de 72 horas, la notificación de seguridad. De conformidad con la autoridad irlandesa, dicha  notificación no cumple de manera íntegra los requisitos mínimos recogidos en el artículo 33.2, siendo necesario ampliar la información facilitada. Dado el alcance de la violación, la AEPD se encuentra colaborando con la autoridad para saber si hubo españoles afectados.

 

 

3. Caso UBER: escondiendo su falta de medidas de seguridad protección de datos

 

Lo mismo ocurre con la norteamericana Uber. En octubre de 2016 se produjo un ataque informático que afectó a cerca de 57 millones de usuarios, por el que Uber pagó 100.000 dólares con el objetivo de mantener en secreto la brecha. La forma de actuar de Uber supone una clara violación de seguridad que vulnera la normativa de protección de datos, lo que ha originado la apertura de diversas investigaciones por parte de las autoridades de control, al incumplir las medidas de seguridad protección de datos y mantener en secreto la incidencia dada la mala gestión y asesoramiento.

 

4. Caso IESE

 

La escuela de negocio se vio obligada a desactivar las webs IESE Insight y Publishing, tras el ataque reivindicado por un grupo asociado con Anonymous que ocasionó el acceso no autorizado por terceros a datos de carácter personal de alrededor de 42 millones de correos (300.000 datos de carácter personal). Según se ha informado, la escuela se encuentra trabajando con la autoridad de control para reducir las posibles responsabilidades derivadas de este ataque y los daños de reputación en cuanto a los protocolos adoptados de medidas de seguridad protección de datos.

 

 

Estos ejemplos son solo la punta de iceberg de los millones de ataques que se producen diariamente en todos los ámbitos. La normativa define estas brechas de seguridad como una “violación de la seguridad de los datos personales” que supone la destrucción, pérdida o alteración accidental o ilícita de datos personales transmitidos, conservados o tratados de otra forma, o la comunicación o acceso no autorizados a dichos datos.

Por ello, resulta esencial establecer una serie de medidas técnicas y organizativas para paliar los daños sufridos.

 

5. Cumplir con las medidas de seguridad protección de datos

 

  • Medidas de seguridad protección de datos.

De conformidad con el RGPD las medidas de seguridad se deberán incorporar teniendo en cuenta el estado de la técnica, los costes de aplicación, y la naturaleza, el alcance, el contexto y los fines del tratamiento, así como riesgos de probabilidad y gravedad variables para los derechos y libertades de las personas físicas, el responsable y el encargado del tratamiento aplicarán medidas técnicas y organizativas apropiadas para garantizar un nivel de seguridad adecuado al riesgo. Por ello, es fundamental realizar un análisis de los diferentes tratamientos que realiza su organización para determinar concretamente las medidas adecuadas que hay que aplicar a cada tratamiento.

 

  • Deber de notificar a la Autoridad de Control.

En este sentido, el RGPD impone la obligación de notificar sin dilación indebida y de ser posible, a más tardar, 72 horas después de que haya tenido constancia de la violación de seguridad, a menos que sea improbable que dicha violación de la seguridad constituya un riesgo para los derechos y las libertades de las personas físicas. La importancia de tener implantado un protocolo y contar con empresas expertas en la materia resulta fundamental para: a) Detectar la violación de seguridad y determinar su alcance. Asimismo, para implementar las medidas técnicas necesarias para subsanar la brecha b) Determinar si hay obligación o no de notificar la violación de seguridad ante la autoridad de control o ante los interesados. c) Elaborar un informe que de cumplimiento a los requisitos del artículo 33.2.

Pueden ampliar la información sobre este aspecto nuestra anterior entrada del blog Violaciones de seguridad en la protección de datos personales”.

  • Daño para la reputación.

Otro de los aspectos que en muchas ocasiones no se tiene en cuenta a la hora de realizar un análisis de esta materia, es el daño para la reputación que supone la pérdida masiva de datos a causa de la desconfianza que genera entre los usuarios (véase el caso de Ashley Madison). En este sentido, se recomienda tener un protocolo gestión de crisis y reputación para aminorar las circunstancias.

 

Como siempre, en Grupo Adaptalia estamos a su disposición para asesorarle como expertos en protección de datos y ciberseguridad. Empresas, autónomos y PYMES confían en nosotros para su tranquilidad en el cumplimiento normativo, legal y tecnológico. ¡Contáctate!