Un fallo en el sistema de seguridad dio acceso libre a los datos de facturación, números de teléfono y el desglose de llamadas a cualquier usuario

La organización Facua – Consumidores en Acción ha denunciado este lunes a Movistar después de que se diera un “agujero de seguridad” en la red que permitió acceder a los datos facturación de sus clientes, con sus nombres, domicilios, direcciones de correo electrónico y numeraciones, así como el desglose de sus llamadas.

El fallo se produjo hace varios días, tal y como ha indicado un portavoz de Telefónica. Pese a que no han especificado en qué días se dio, sí que se ha confirmado un vacío en la red de seguridad de la compañía. De momento, se desconoce el número de usuarios afectados, aunque desde la multinacional han insistido que el problema ya está solucionado. Facua, por su parte, ha señalado en un comunicado que se trata de “la mayor brecha de seguridad en la historia de las telecomunicaciones en España”. Por ello, ha presentado una denuncia contra Telefónica de España y Telefónica Móviles ante la Agencia Española de Protección de Datos y ha solicitado la apertura de un expediente sancionador contra la multinacional española.

Contenido de este post:

Reacción

Telefónica ha alegado que comunicó la existencia del fallo este domingo y durante la madrugada la compañía ha eliminado las funcionalidades de su web para que los datos continuasen expuestos, en concreto, desde agosto de 2017.

Los responsables de la compañía mantendrán este lunes una reunión con dirigentes de la asociación, ha informado Facua, que ha detallado que la información privada de los clientes de Movistar ha sido accesible para cualquier persona sin necesidad de que tuviese conocimientos de informática.

Reglamento europeo

Facua ha recordado que el reglamento europeo estable que, en función de la gravedad de los hechos, los Estados deben sancionar estas infracciones con importes que pueden alcanzar los 10 o 20 millones de euros, aunque la ley española limita estas multas a 300.000 y 600.000 euros. Algo que desde la organización consideran “ridículo” y que consideran que debería actualizarse. 

Asimismo, han recordado que cualquier persona que tuviera un DNI y una contraseña pudo acceder a esos datos, modificarlos y ver las facturas de otros clientes.

Fuente: cronicaglobal.elespanol.com