La responsabilidad del Compliance Officer

La responsabilidad del Compliance Officer
julio 15, 2021| Protección de datos

✔ La figura del Compliance officer u oficial de cumplimiento es considerada por las empresas como un policía encargado de vigilar el efectivo cumplimiento normativo de las mismas. Sin embargo, su tarea no es solo la de actuar como un guardián o vigilante por alertar de las posibles irregularidades de la empresa, sino que su función es también implantar y fomentar una debida cultura de ética, integridad y transparencia en la organización. Por ello, estas funciones descritas y asignadas al Compliance Officer pueden solaparse y dar lugar a la pregunta: ¿el Compliance Officer es garante o vigilante?

Este interrogante lo podemos resolver si se tiene clara la delimitación de las funciones del Compliance Officer y se establece al órgano de administración de la empresa como garante principal, y, por consiguiente, se dota al oficial de cumplimiento de una verdadera independencia, evitando que asuma las funciones indelegables que le corresponden al garante principal. Dicho esto, mientras que el Compliance Officer no ostente una posición de garante en la empresa, está exonerado de responsabilidad penal, a pesar de que se hayan cometido hechos delictivos dentro de la organización y este no haya prevenido ni impedido la comisión de los mismos.

En cambio, si la empresa delega en el Compliance Officer un deber de garantía y se convierte, en garante principal, pasará a poseer el dominio de la fuente de peligro y, en consecuencia, podrá ser penalmente responsable de las actuaciones delictivas que se produzcan en el seno de la organización.

No obstante, la responsabilidad más frecuente del Compliance Officer es la denominada de comisión por omisión, en el caso de que sé de su propio incumplimiento de los deberes de supervisión e investigación de un delito denunciado, siempre y cuando el delito no esté consumado y este conozca que su omisión o ignorancia deliberada actúa en favor de la comisión del delito. Aunque también puede responder como autor penalmente responsable en el supuesto de que exista en el ordenamiento nacional regulado un tipo penal específico de haber incumplido dolosamente con su deber.

En definitiva, es fundamental trazar explícitamente cuáles son las funciones que asume el Compliance Officer dentro de la empresa, para evitar en un futuro cierta inquietud frente a la incertidumbre de afrontar alguna eventual responsabilidad penal por la comisión de delitos realizados por la empresa, a través de la vía de la comisión por omisión de sus deberes de supervisión, control y vigilancia de los miembros de la organización. Pese a ello, es importante también señalar, para concluir que, aunque la cuestión relativa a la responsabilidad penal del órgano de administración, administradores y directivos está prácticamente consolidada en la jurisprudencia, la responsabilidad penal del Compliance Officer sigue siendo una cuestión abierta a debate entre los juristas, dado que todavía no hay resoluciones o pronunciamientos firmes en relación con la esfera de la responsabilidad penal de los oficiales de cumplimiento en España.

Fuentes:

⚖️ Estimado lector, si tiene alguna duda relacionada con la «protección de datos», no dude en ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario corporativo.