La base de datos de clientes de Lowcosttravel Group ha suscitado un “considerable interés” en el sector turístico, según los administradores concursales del Reino Unido encargardos de la empresa tras su quiebra en julio. No obstante, los mismos aseguran que estos archivos no se podrán enajenar porque “la estricta legislación española de protección de datos”, en referencia a la Ley Orgánica de Protección de Datos vigente desde 1.999.

Los administradores han señalado a Travelmole que el grupo tiene “pocos activos vendibles” y que el valor de esos activos se está “erosionando rápidamente”, por lo que descarta que se puedan obtener ingresos significativos por esa vía.

Los concursales designados por los tribunales británicos, Smith & Williamson y CMB Partners UK, aseguran haber recibido más de 30.000 mensajes de correo electrónico de clientes de Lowcosttravel Group afectados por el cierre. Muchos de ellos, que habían pagado con tarjeta de crédito o débito, han tenido o tendrán éxito con sus reclamaciones.

No obstante, los expertos apuntan que aunque esto ayuda a los agraviados individuales, no reduce la cifra global de la deuda, sino que simplemente la traslada a otro lugar. “Las perdidas están siendo asumidas por los bancos e instituciones financieras que respaldaron las transacciones de los clientes. Por ello, estamos en conversaciones con numerosas instituciones financieras para cerciorarnos de su posición como acreedores de Lowcost Group”. La cifra de deuda podría ascender a “muchas decenas de millones de euros”, según las estimaciones, que se verán concretadas cuando se terminen de recibir todas las reclamaciones.

Fuente: Preferente.com