Los países de la Unión Europea adoptaron hoy en primera lectura su posición sobre la reforma de la ley comunitaria de protección de datos, lo que abre el camino para su aprobación por elParlamento Europeo en la sesión plenaria de abril.

El Consejo de la UE, organismo en el que están representados los Estados miembros, informó en un comunicado de que este paso ha llegado tras el compromiso acordado con la Eurocámara en diciembre pasado.

“Tengo el compromiso del Parlamento Europeo de que esto permitirá votar en abril tanto el paquete de protección de datos como la directiva PNR”, el registro europeo de pasajeros aéreos, indicó el ministro holandés de Justicia, Ard Van der Steur, quien agregó que los ataques terroristas del 22 de abril en Bruselas “han subrayado una vez más la urgencia” de esta adopción.

El paquete de protección de datos -que engloba una directiva y un reglamento- fue propuesto por la Comisión Europea en 2012 para modernizar las reglas existentes. La protección de las personas en relación al procesamiento de sus datos personales es un derecho fundamental recogido en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE y el Tratado de Funcionamiento de la Unión.

Entre los nuevos elementos del acuerdo alcanzado figura elreforzamiento de los derechos de las personas, que por ejemplo permitirá dirigirse contra la publicidad en internet y la transferencia de datos personales de un servicio en línea a otro, entre otros ámbitos en las redes sociales. También reducirá la carga administrativa para las empresas, al abolir por ejemplo el requisito de notificación previa a una autoridad supervisora.

Asimismo, permitirá una mayor cooperación entre las autoridades nacionales de los 28 países para aplicar un único conjunto de normas, de manera que las empresas que operen en distintos mercados europeos ya no deberán quedar sujetas a distintas decisiones.

A nivel europeo, habrá normas armonizadas aplicables en todo el territorio, que asegurarán el mismo nivel de protección a todos los europeos, incluso cuando sus datos personales sean procesados por empresas establecidas fuera de la UE.

Otro elemento será el aumento del intercambio de datos entre la policía y las autoridades judiciales. En adelante, unas y otras ya no aplicarán distintas reglas según el origen de los datos personales. Además, se permitirá la transferencia de estos datos de las autoridades competentes a entidades privadas bajo condiciones especificas, lo que facilitará actuar con rapidez en casos de ataques terroristas y otras emergencias.

Fuente: el Periódico