Microsoft es una de las empresas tecnológicas que más dinero invierte en ciberseguridad, unos 1.000 millones de dólares anuales. En los últimos tiempos, tres de las principales adquisiciones de los de Redmond (Aorato, Adallom y Secure Islands) han sido en este campo. Gracias a todo este trabajo, Windows,Office o Azure (la plataforma cloud de esta compañía) cuentan con numerosas herramientas de protección embebidas en su núcleo. Sin embargo, Microsoft nunca ha comercializado estas soluciones y servicios de seguridad (salvo algunos intentos, puntuales, como el antivirus OneCare) de forma independiente a sus productos comerciales, ni en el ámbito de consumo ni en el de empresas.

Pues bien, según ha podido saber INNOVADORES esto podría cambiar radicalmente en los próximos tiempos, en tanto que Microsoft ha abierto un debate interno que podría desembocar en una nueva línea de negocio centrada en la seguridad, especialmente de cara al cliente corporativo.

Así lo ha confirmado a este medio Yoram Yaacovi, máximo responsable del centro de I+D de Microsoft en Israel, epicentro de la innovación en ciberseguridad de esta firma. «En alguna ocasión, algún director de seguridad de importantes compañías mundiales me ha preguntado si Microsoft podría encargarse de la seguridad de su empresa», explica. «Por ahora estamos ofreciendo ayuda a los clientes que, cuando sufren un ataque, necesitan expertos nuestros, de forma reactiva». Preguntado por si existe la posibilidad de que Microsoft entre a competir con las firmas y consultoras de seguridad globales y ofrezca estrategias y servicios proactivos en este campo, Yaacovi ha admitido que su empresa se está «planteando convertirse en un proveedor de servicios de seguridad para ayudar a nuestros clientes».

Aunque todavía no hay ninguna decisión tomada, la llegada de Microsoft al mercado de la ciberseguridad podría suponer un negocio de miles de millones para Satya Nadella y los suyos. No en vano, los analistas de Gartner estiman en 81.600 millones de dólares la inversión global que se realizará este mismo año en este tipo de tecnologías.

Yoram Yaacovi es testigo de excepción de la importancia capital de la ciberseguridad en nuestros días, como director de uno de los centros de innovación más punteros en el tema y como cabeza de la estrategia de Microsoft de cara al vibrante mercado israelí de la seguridad digital. «En apenas dos o tres años, todo ha cambiado dramáticamente: el número de amenazas se ha multiplicado por 30 y registramos cada semana más de 600.000 amenazas distintas, que además han pasado de ser simples virus a amenazas persistentes avanzadas (APT)», explica el ejecutivo. «Además, la superficie de ataque se ha ampliado, tanto en localización geográfica como en tipos de dispositivos a proteger.Y a todo ello le tenemos que unir que algunas empresas tienen problemas para captar profesionales especializados en ciberseguridad».

No es el caso de Microsoft ya que, en el equipo de I+D que dirige Yaacovi, trabajan más de 1.000 profesionales en temas de seguridad, business intelligence y customer analytics. Hace apenas diez años no sumaban más de 150 ingenieros.

Fuente: elmundo.es